martes, 26 de octubre de 2010

Las castañeras ...

Las vemos instalarse en las esquinas de las calles ; nos anuncian que ha llegado el frió .
Aunque aquí en Málaga , con 25º de temperatura , no es el caso , pero se agradece de igual manera un cucurucho de castañas calentitas y tiernas, para animar un paseo tardío .
Siguen prácticamente con las mismas instalaciones de antaño : el hornillo , un puchero o olla agujerada sobre un trípode de hierro , con el saco de castañas al lado y los cucuruchos de papel de estraza ya preparados para envolver tan apreciado manjar otoñal .

El olor inconfundible y el calor de las brasas son el reclamo para los viandantes que buscan algo para entrar en calor en invierno .
No nos olvidemos de ellos ; son de los pocos oficios tradicionales que nos quedan.


30 comentarios:

  1. ANNICK, están deliciosas!!!!! Aqui en Valencia, además de castañas, tenemos también puestos de mazorcas de maíz hechas de igual modo.

    Ambas cosas te dejan los dientes tiznados, pero vale la pena.
    Por cierto, recuerdo a mi padre contar que de jóvenes, se compraban poquitas castañas (no daba para más) pero para meterlas en las manos y éstas en los bolsillos y tenerlas calientes.

    Como a todos sitios se iba andando...o en tranvía, por donde corría bien el aire....
    ¡¡¡Imaginación!!!!
    Buen recuerdo, gracias.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Y conservan os mismos olores y el sabor de cuando era niño, es de las pocas cosas que no han cambiado, se ve además que con esto de la crisis, en mi pueblo, que estos puestos habían desaparecido, de repente, los hay por doquier...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, el olor a castañas asadas es un olor encantador que te transporta al invierno, al abrigo de paño, a la mesa de camilla o a los paseos por calles bulliciosas cogidos del brazo de quienes más queremos.
    Preciosas tus fotos hoy.
    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Hola Annick, pero cada vez menos, en mi pueblo ya hace años que despareció la única castañera que habia y frío sigue haciendo un montón. Esta mañana -3º.
    Pero el sabor de las castañas y el calorcito en las manos no se me olvida y cuando veo una castañero o castañera por ahí siempre compor un cucurucho.

    Besos
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  5. J'aime bien le contraste (volontaire ou pas..) avec le Mcdo derrière! :))
    je me souviens de la douce odeur des marrons chauds.On n'en voit plus, par ici. C'est comme les pères Noel , pendant les fêtes, ils ont disparu..
    A bientôt!Besos desde Nice!

    ResponderEliminar
  6. Y todavía no he comido castañas este otoño, a ver si hago alguna visita a una de estas castañeras y las pruebo, que tengo ganas.

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  7. Hola, Annick.

    Todos los años suelo comprarme más de un cucurucho de castañas. Me gustan mucho y en casa no salen tan buenas. Tienes toda la razón, es un oficio que a duras penas se conserva, pero que se agradece que aún estén en activo.
    Esa imagen de la castañera con el Mcdonals detrás, tiene su puntito.

    Entrañable entrada, Annick.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  8. Ahora por tu culpa tengo un antojo de castañas que no te lo puedes imaginar!! jajajajaja

    Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Annick, castañeras igual a otoño, ese olorcillo y calentitas, con boniatos, al menos aquí en Cataluña. Lástima que no me gustan, pero adoro la figura de la castañera clásica, anciana, en el puesto, al lado de la sarten y el fuego. Teníamos y tenemos la Festa de la Castanyiera, pero, ayyy, casi se olvida con lo del Hallowen y las calabazas ¿para qué esa costumbre forastera? Lo que puede USA.
    Besitooos.

    ResponderEliminar
  10. Uhhh me acuerdo de un cuento que me leían cuando era chica "Maruca la castañera" se llamaba. Parece que Maruca en lugar de vender las castañas las regalaba a todos los hambrientos y mendigos del barrio. Y en lugar de quedarse sin nada, las castañas se reproducían mágicamente. No me intrigaba tanto la magia, como saber que eran las castañas, ni con las fotos me doy mucha cuenta de que son ... siempre supuse que serían algo parecido a la batata dulce que tenemos por aqui, pero no estoy segura.
    un beso

    ResponderEliminar
  11. Aquí en Asturias creo que no quedan, o yo no los encuentro. Con lo ricas que están las castañas asadas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón, annick, es uno de esos oficios que despiertan nuestra añoranza, porque se vincula al invierno, pero también a la infancia ¿no crees? Ojala algún dia pueda ir a visitarte a Málaga. Besos.

    ResponderEliminar
  13. LUNA ...lo de las mazorcas , nunca lo he visto. Personalmente , no me gusta mucho las castañas , pero como tu padre las compro para calentarme las manos ( sobre todo en Madrid )

    Genín ...puede que de estos nuevos puestos sacan a más de un apuro economico a necesitados . Que sea para bien !

    Cabopá ...que de recuerdos con esta mesa camilla con el brasero debajo . Hasta ponía ropa de bebe de mis hijas colgada alrededor para secarla . Que tiempo !

    AbiE ...pues eso si es hacer frío . Madre mía ! hace años que no cato esta temperatura .

    Ichi ...es que con el tiempo que tenemos ( mas bien de playa ) no apetece mucho todavía .

    Maat ...es verdad que en casa no salen igual de buenas . Es como los pollos asados , que son riquisimas los del asador .

    Anna...pues es un antojo facil de satisfacer , y barato .

    Natália ...estas fiestas de Hallowen me dan mucha rabia . Con todas las tradicciones que hay en nuestro pais .
    Vamos a reivindicar a las castañeras !

    ResponderEliminar
  14. Malyss...je me suis rendu compte du Macdo après avoir vu la photo .
    Mais ça explique bien ( sans le vouloir )les tendances dans les goûts : la tradition et le modernisme .
    Et c´est dommage de perdre ces métiers traditionnels .

    Bisous de Málaga .

    ResponderEliminar
  15. Any ...un bonito cuento el de ¨Maruca , la castañera ¨. Pero , explicame eso de que no sabes como son unas castañas . No me lo puedo creer !

    Manolo Jimenez ...pues , tengo entendido que las castañas asturianas son muy ricas y de las más famosas .
    ¿ como que no hay castañeras ? Que pena !

    Isabel ...en nuestras manos esta enseñar a nuestros hijos o nietos estos oficios tan entrañables , para que no desaparezcan .
    Estaría encantada tener tu visita , cuando sea .

    Besos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  16. Annick, qué entrada más rica. Me encantan las castañas asadas, el humillo, lo tradicional... Hay cosas que si las modernizas pierden su encanto; por favor, que sigan vendiéndolas en las esquinas y sirviéndolas en cartuchos de papel por siempre jamás.

    Gracias por el saborcito.
    Besos, vecina. A ver si nos vemos.

    ResponderEliminar
  17. Mercedes...me llamas y quedamos para tomar un café; tengo ganas de charlar contigo .

    Besitos desde cerca.

    ResponderEliminar
  18. Siempre me gustaron las castañas, crudas, en guisos y, por supuesto, asadas. La presencia de los castañeros en las calles anuncian la llegada del invierno, aunque ahora se ponen hasta en septiembre. ültimamante no están tan buenas como hace veinte años, aunque tal vez sea problema de mis sensaciones. Que tengas muy buen día.

    ResponderEliminar
  19. Ohhh que ricas...En mi pueblo se siguen viendo, pero no en esos puestos tan sofisticados.Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Que no se pierda esta entrañable costumbre de comprar un cartucho calentito de castañas. Este repostaje nos traslada a ese pasado en el que las castañeras formaban parte de la vida cotidiana del pueblo, con su olla agujereada y sus deliciosas castañas.
    Me ha hecho recordar tiempos pasados

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Paco Hidalgo ... y los ¨marrons glacès ¨que no se encuentran facilmente aqui , son una delicia .
    Algunas veces recordamos las cosas mejores de como son realmente .

    Paco ...la costa del sol tiene estas cosas . is different ! jajaja

    Sabor añejo ...el titulo de tu blog es lo que se sienta comiendo estas castañas .De vez en cuando es bueno recordar tiempo pasados .

    Besos a todos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  22. Acabo de regresar de unas semanas en Malaga y eso fue lo que me sorprendio: ver -y oler- los puestos de castaña con el tiempo veraniego que teníamos. Me da la impresión que "salen" a la calle antes que en mis tiempos de niña y vivía en Málaga. Una sensación bien extraña!.
    Por cierto que yo también he tenido ese cuento de "la castañerä" y se lo leía a mis hijos de pequeños. Lo cierto es que esa clase de libros (troquelados, creo que se llaman) no se encuentran ya por mucho que los he buscado ahí en Málaga.
    Un abrazo y un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué delicia! Las castañas, el tiempo desapacible, el frío, las manos heladas que acogen las castañas calentitas, y ese sabor... ay, Dios mío, qué sabor tan rico, y el olor... inconfundible. Me encantan las castañas y me vuelven a épocas de niñez adorables, deliciosas.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  24. En Valencia también se ponen los castañeros y hacen mazorcas asaditas... mmmm qué rico!!

    ResponderEliminar
  25. El calor de las castañas en mis manitas heladas, y mi abuelo a mi lado, sonriente.

    ResponderEliminar
  26. QUE BONITA MENCIÓN DE UN TRABAJO TAN TRADICIONAL POR ESOS LARES, QUE RICAS¡¡¡
    ABRAZOS QUERIDA ANNICK

    ResponderEliminar
  27. Qué buena pinta tienen esas castañas.
    El otro día, en Alcalá la Real, un pueblo próximo al mío, me encontré con un puesto de castañas, aunque no tan completo como este.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Cuanta razón tienes...las castañas con su olorcillo especial, anuncian la llegada del invierno, nos traen recuerdos entrañables de la infancia, estan buenisímas!!

    Quien pillara los 25 grados de Málaga la bella!! por aqui, hace un frio que péla....

    ResponderEliminar
  29. En Granada hace bastante más frío. Un detalle encantador la llegada de estos entrañables puestos en las primeras jornadas pre-invernales.

    Es un placer visitarte. Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Bienvenue Annick sur mon blog "Les Petits Bleus d'Artemisia". Chez moi aussi en limousin, il y a des marchands de marrons grillés ... C'est très bon et très hivernal ! Merci et bonne journée !

    ResponderEliminar